Text Size

Buscador

yohandry

Yoani Sánchez

Los integrantes de la Brigada 2506, derrotada por jóvenes de entre 15 y 18 años en las arenas de Playa Girón, se preparan para recibir en Miami a su nueva integrante, Yoani Sánchez.

Según el hombre de las gafas negras, en finca Media Luna hubo una reunión la semana pasada para precisar detalles del encuentro. Se ha hablado allí de la posibilidad de que Posada Carriles, muy enfermo, pueda también recibir a la mercenaria.

A cargo de los preparativos está el hombre al que se le atribuye el asesinato del Che.

Los derrotados en Playa Girón, luego de las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos sobre la invasión,  fueron cambiados por compotas para bebés.

Nota:

El G2 y la CIA pudieran estar cerrando un interesante ciclo en Miami.

 

The Washington Post  parece ser el medio “elegido” para cambiar el testimonio del español Ángel Carromero, en relación con el lamentable accidente ocurrido en julio de 2012, en la oriental provincia cubana de Granma, y que provocara la muerte de dos cubanos, entre ellos la de Oswaldo Payá Sardiña,

Recurrieron a un medio norteamericano para buscar un toque de credibilidad a una zaga de recientes declaraciones reproducidas en medios digitales anticubanos, y supuestamente atribuidas al culpable de este accidente. Emergen, sin lugar a dudas, desde sectores de la ultraderecha española empecinados en satanizar a Cuba en el tema de los derechos humanos.

Los aliados de Washington en España afilan sus garras para presentar un “caso” contra la Isla ante el Examen Periódico Universal (EPU), un nuevo mecanismo del Consejo de Derechos Humanos que sesionará en el mes de mayo en Ginebra.

Leer más...  

La famosa opositora está realizando una gira mundial de 80 días en cerca de doce países del mundo para hablar de Cuba. Pero no lo dirá todo…

1. El Artículo 1705 de la Ley Torricelli de 1992, adoptada por el Congreso estadounidense, estipula que “Estados Unidos brindará asistencia a organizaciones no gubernamentales apropiadas, para apoyar a individuos y organizaciones que promuevan un cambio democrático no violento en Cuba”.

2. EL Artículo 109 de la Ley Helms-Burton de 1996, aprobada por el Congreso, confirma esta política: “El Presidente [de Estados Unidos] está autorizado a proporcionar asistencia y ofrecer todo tipo de apoyo a individuos y organizaciones no gubernamentales independientes para apoyar los esfuerzos con vistas a construir la democracia en Cuba”.

3. La agencia española EFE habla de “opositores pagados por Estados Unidos” en Cuba.

4. Según la agencia británica Reuters, “el gobierno estadounidense proporciona abiertamente apoyo financiero federal para las actividades de los disidentes”.

5. La agencia de prensa estadounidense The Associated Press reconoce que la política de financiar a la disidencia interna en Cuba no es nueva: “Desde hace años, el gobierno de Estados Unidos ha gastado millones de dólares para apoyar a la oposición cubana”.

6. Jonathan D. Farrar, antiguo jefe de la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana (SINA), reveló que algunos aliados de Estados Unidos como Canadá no comparten la política de Washington: “Nuestros colegas canadienses nos han preguntado lo siguiente: ¿Acaso alguien que acepta dinero de Estados Unidos debe ser considerado un preso político?”.

Leer más...  

Los actores Bryan Craston y Ben Affleck en una escena de Argo: un suero de malas intenciones para venas ingenuas.

A la 1:05 minutos de esta mañana terminé de ver Argo, el thriller al que acaban de conferirle el Oscar a la mejor película, y que, por razones encontradas, aparece hoy en los titulares de la prensa de izquierda y de derecha.

“No dejes de verla, socio, e’tá soplá” me recomendó con las mejores intenciones el conocido que me la dio en una flash. Y sí, “e’tá soplá”. Cuando acabas de ver la última letrica de los créditos, quieres ser el primero en alistarte para caerle encima a esos bárbaros iraníes que cuelgan a la gente de las grúas, que arrasan, destruyen, golpean, humillan, y odian a muerte a esos pobrecitos americanos, tomados de rehenes.

En realidad, Argo es más de lo mismo: un bien pensado producto, más que artístico, ideológico por los cuatro costados, cuya intención esencial es seguir regando en la opinión pública la semilla de cuánto hace falta que los Estados Unidos acaben de invadir a esa nación fundamentalista, xenófoba y semisalvaje.

Como era de esperar, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) es realmente la protagonista del filme, que se lleva el mayor lauro. Humanismo, inteligencia, sentido del trabajo en equipo, agudeza, rapidez, valentía, un alto sentido de la nacionalidad y de la lucha por salvar en particular a seis diplomáticos de esa nación, son los puntos a favor que se anota el actuar de esa agencia, casi humanitaria, según la pintan.

Aaah, pero el thriller Argo, de Ben Affleck, circula en soportes digitales por la Isla ya hace un tiempo, y supongo que usualmente acompañada por comentarios laudatorios como los de mi conocido. ¿Y dónde está la opinión especializada de nuestros críticos de cine para orientar a los espectadores?

Ellos, los argonautas del norte, han demostrado que no son unos improvisados en esto de encauzar opiniones y estados de ánimo en las masas. Desde Bernays a la ya antológica transmisión radial de La guerra de los mundos, de Orson Welles; desde los estudios para el posicionamiento en el mercado de la Coca Cola,  hasta el manejo subliminal del inconsciente, y ahora con el empleo de la tecnología digital, han ido conformando un ejército para la guerra cultural, tanto o más poderoso que la mejor de sus divisiones de combate, o los famosos drones, esa especie de nintendo de la muerte operado por la Casa Blanca

No es mero derroche. Para nada son gastos suntuarios. Saben bien que la guerra se decide más en ese ámbito que entre trincheras y misiles. Tampoco fue un azar que fuera la esposa de Obama quien, vistiendo traje plateado, hiciera entrega de la codiciada estatuilla. Tras esa decisión hay segundas intenciones: el voto femenino fue decisivo en las elecciones, y lo será también cuando sea necesario buscar apoyo de la opinión pública norteamericana en caso de una agresión a Irán.

Esos nuevos argonautas a los que ahora premia Hollywood con evidentes intenciones políticas,  no van precisamente en busca del vellocino de oro tras el que Jasón emprendió aquella peligrosa aventura. Habría que hacerles saber, una vez más, que no somos tan ingenuos como ellos suponen, tanto como esos iraníes que ellos pintan en la película, embobecidos ante algunas láminas que recuerdan bocetos de dibujos animados.

Sin embargo, a veces las apariencias engañan, y si mi conocido bate palmas de entusiasmo al recomendarme Argos, que “e’tá soplá”, entonces, debemos bajar la cabeza y contarlo como una baja, y no colateral, en este combate. ¿Por qué no escucho la preparación artillera?

Yohandry Fontana

La Habana

 
Powered by Tags for Joomla