Text Size

Buscador

enrique ubieta gómez

El sonriente Moragas con Julio Feliciano, que abogaba por la muerte de Fariñas.

Sencillamente impactante. La incansable Yolanda Castro ha puesto en su muro de Facebook unas fotos reveladoras. No son imágenes catastrofistas: no están en ellas las víctimas, sino los victimarios. Son señores bien vestidos. Sonrientes. Nacieron en Cuba. Hablan de libertad y de democracia.

Leer más...  

Hecho en casa, pero no para la televisión. El dúo no se preocupa, hay maneras diferentes de hacer circular un video clip y recuperar con creces la inversión. Esta vez, la apuesta es más fuerte: en el prostíbulo donde se recrea la historia musical, las imágenes eróticas coquetean con la pornografía. Ellos llegan en un auto de lujo, el “dueño” del prostíbulo, bien vestido, los recibe e indica a sus muchachas con un golpe de mano que son clientes importantes. Empieza la fiesta. Mientras lanzan el dinero al aire, o muestran fajos de billetes en las manos, El Chacal y Yacarta dicen al ritmo de reguetón: “ando solo con 50 de a 100, no es mucho, pero para empezar yo creo que está bien, yo creo que está bien”. Las muchachas bailan insinuantes y se desvisten. El video se vende en la calle y circula de computadora en computadora.

La vida puja por parecerse a la ficción. A la entrada de un centro nocturno, donde los clientes aguardan en cola para entrar, ha pedido el último un importante instrumentista cubano, cuyo arte no tiene la misma demanda, ni aporta los mismos dividendos. El portero lo ha visto, y le ha dicho que espere, que lo hará pasar en cuanto pueda. Pero llega un reguetonero de moda con sus cadenas de oro, dos amigos y varias muchachas bonitas y vacías de mente. No hay alfombra roja ni paparazzis con cámaras indiscretas (¡qué pena!, ¡este subdesarrollo!), pero suben los peldaños de la breve escalera como triunfadores, entre miradas de admiración y envidia, y las puertas del centro se abren de par en par. Aparte del músico reconocido, pero de menor estatus económico, nadie en la cola sabe quiénes son los demás que esperan, ni se lo preguntan.

Leer más...  

Cuando el instrumento ideológico más eficaz y sofisticado que ha creado la Humanidad falla, el sistema se siente muy inseguro. Me refiero al mercado, que tritura o recodifica los símbolos revolucionarios y los convierte en simples mercancías. Todo se ha probado con la imagen del Che. La interminable repetición de su rostro, sin embargo, no produce cansancio, por eso los empresarios que hacen ideología haciendo dinero (o viceversa), no cejan en el intento de asociar a él sus productos.

En enero pasado –ya sea porque los europeos del Norte viven desconectados unos de otros, o porque el nuevo dispositivo CarTogether ofrece ganancias adicionales o porque la "buena prensa" beneficia las ventas–, la trasnacional Mercedes Benz lanzó una campaña publicitaria que reinventa, sin darnos crédito, la "botella" cubana. El mismísimo Dieter Zetsche, presidente de la Junta de Administración de la compañía, alentaba a los usuarios a compartir el auto con personas de similares intereses, lo que ahorraría combustible, reduciría las emisiones de gas contaminante y permitiría hacer nuevas amistades. En el video de presentación, aparece el emblemático rostro del Che fijado para la historia por el lente de Korda. En la boina, en lugar de la estrella, la insignia comercial de Mercedes Benz.

Leer más...  

Por Enrique Ubieta Gómez

En mi artículo “El falso mapa de Ted Henken”, publicado en este blog el 9 de junio de 2011, advertía que existe una manifiesta intención de establecer puentes de acceso público o de visibilidad para la contrarrevolución cubana, que esta no puede conseguir por sí misma, al carecer de liderazgos auténticos en la sociedad. Uno de los medios es la contaminación del espacio crítico revolucionario. Anular la diferenciación entre la derecha, asociada a diferentes formas de implementación del capitalismo (en nuestros días, las diferencias de políticas económicas entre los Blair y los Cameron en Gran Bretaña, o entre los Zapatero y los Rajoy en España, son invisibles para los propios electores de esos países, que castigan a unos y a otros en las elecciones, sin otra opción posible, según estén estos en el gobierno, cuando comprueban que se repiten los resultados) y la izquierda. Términos ambiguos, ya lo he dicho, sobre todo porque la derecha ha construido su propia izquierda, que se nos vende como democrática, pero que es funcional al sistema, a veces más funcional que la presunta derecha; y porque la izquierda revolucionaria todavía no acaba de superar la parálisis teórica en torno a sus errores y desvíos históricos.
La contaminación del espacio crítico parte de la aceptación de que el imaginario social cubano es de izquierda revolucionaria. Por eso:
–El primer objetivo y el de más alcance, es quebrar la identidad histórica entre Gobierno y Revolución (presuntamente, el Gobierno cubano construye hoy en secreto un nuevo capitalismo). Se aprovecha, de forma oportunista, la ausencia pública del máximo inspirador del proyecto revolucionario histórico, el compañero Fidel. Y se construye el “estigma” artificial de “oficialista”, en oposición al de “independiente”, para calificar a quienes defienden el proyecto revolucionario. La alianza de una supuesta izquierda –que declara estar más a la izquierda que los gobernantes cubanos– y una muy clara derecha en la subversión del Estado revolucionario, para construir un Estado… ¿democrático burgués?, con el aplauso y los fondos de todos los imperialismos, resulta una evidencia esclarecedora.

Leer más...  

Quienes son los amigos de los anarquistas cubanos (y cómo defienden al pueblo)

Enrique Ubieta Gómez
Estaba casi convencido de la improcedencia de responder el extensísimo y por momentos alucinado artículo de “Liberato” Salinas. Hernández Busto –el admirador confeso de W. Bush–, y Rafael Rojas, sin embargo, cambiaron mi parecer. No pienso proseguir este debate, tengo ocupaciones más placenteras y útiles, y nuestro verdadero enemigo es el imperialismo. Si los anarquistas o socialistas libertarios cubanos se consideran anticapitalistas como yo, supongo que sean también antiimperialistas y disculpen mi desatención. El problema es que los ideólogos de la contrarrevolución –bien definidos en la derecha–, han iniciado una “campaña” de apoyo al anarquismo… Estoy perplejo. O no han entendido nada de los argumentos de “Liberato” Salinas y de Calzadilla, o los entienden mejor que yo. De repente Penúltimos días descubrió “sus coincidencias” con Havana Times, y anuncia con júbilo cada post “libertario”. Rojas, por su parte, hace una lista de quienes, según él, están “a favor de que la reforma económica avance más allá de la entrega de tierras a los campesinos en usufructo, de la ampliación del trabajo por cuenta propia y de la compra y venta de viviendas y autos”.

Continuar lectura

 

No soy un lector asiduo de las "cartas" de Ravsberg, aunque a veces lo visito. Conoce su profesión, sin dudas, y es un buen comunicador, aunque a veces juegue a estar y a no estar, y guste de poner una de arena, para justificar dos de cal. Me sorprendió sin embargo que dijera en un reciente artículo "he leído" --refiriéndose a la entrevista que el joven Guillermo Nova me hiciera para larepublica.es--, y demostrara después que o no leyó nada o no sabe leer, o manipula a su antojo lo leído.

Entiendo que buscaba una "pala", un pretexto periodístico para su reflexión, pero resulta que en aquella entrevista --que ni siquiera cita o enlaza para que el lector juzgue por sí mismo--, yo jamás hablo de la prensa nacional. Es una conversación sobre la blogosfera cubana. La prensa plana de cualquier país, es cierto, se asemeja más a un ejército que a una guerrilla.

Leer más...  

Ted Henken, un profesor universitario y “especialista en temas cubanos” de Nueva York, bloguero –en español e inglés y auspiciador de la blogosfera contrarrevolucionaria cubana, en especial de la figura de Yoani Sánchez--, viajó en abril de 2011 a La Habana para reunirse, una vez más, con algunos de sus promovidos, aunque esta vez incluyó en su agenda el encuentro exploratorio con otros blogueros revolucionarios. Casi un mes después, aparecía en la web una entrevista con el “especialista”, en la que mostraba su “conocimiento” de la blogosfera cubana.

Leer más...  

Alegremente se preparan para matar. Matar, dicen, para evitar la muerte. Matar selectivamente, allí donde peligran los intereses de los que matan, de los que venden armas, de los que sostienen la corrupción y la muerte. Se instauran asesinos “buenos”, se deponen asesinos “malos”, ya inservibles. ¿Quiénes tienen ese poder? Los asesinos injuzgados, de frac y sonrisas, los que juzgan: Obama, el falso negro; Zapatero, el socialista farsante; Cameron, Sarkozy y Berlusconi, los fascistas posmodernos. O quizás, sea mejor mencionar a quienes se esconden tras las cortinas del teatro. Hay rebeliones que obtienen el silencio de los medios, y el rechazo discreto pero firme de los poderosos. Hay rebeliones que se zanjan rápidamente, a sangre y fuego, sin titulares de prensa. Hay expertos pirómanos que saben cómo incendiar la pradera conveniente, azuzar el fuego, para controlarlo según convenga.

Leer más...  

Detesto los discursos solemnes. Seré lo más sobrio y directo posible: Carlos Serpa y Moisés Rodríguez, los agentes Emilio y Vladimir de la Seguridad del Estado, fueron homenajeados hoy en San José de las Lajas y en Artemisa, donde además estuvo Dalexis González, el agente Raúl. Al homenaje de San José --en la Universidad Agropecuaria--, asistió Julito el Pescador, una figura mítica. Julito tiene más de 80 años, Moisés 50, Carlos 44, Dalexis 34. Informo (a quien pueda interesar): Parece que hay continuidad, que existe relevo. Parece que el pueblo --y los jóvenes--, sienten admiración por ellos. Parece que la Seguridad del Estado no es para la gente común, de a pie, un órgano temible. Parece que muchos quieren ser como ellos. Parece que el heroismo, en Cuba, no ha pasado de moda. Hubo abrazos apretados, besos, lágrimas furtivas. No quiero poner las fotos "oficiales", prefiero las que muestran el contacto con la gente. Estuve escuchándolos y observándolos durante todo el día: son tres personas totalmente diferentes, no solo por la edad, también por el carácter y la formación. Moisés es un hombre asentado. Se inició a los 21 años, casi al dejar la Escuela Vocacional Lenin --de ahí su sobrenombre de guerra--, estuvo 27 infiltrado, dos años preso (por necesidades operativas) en el Combinado del Este, un año en Miami. Fue un cercano "colaborador" de personajillos como Valladares, Bofill y El Camaján. Dejó sus estudios de Ingeniería mecánica por exigencias de su actividad clandestina. Carlos estuvo diez años infiltrado, es hiperquinético, carismático, genuinamente popular. Era el vocero de Laura Pollán. Dalexis es ingeniero en telecomunicaciones. Habla con propiedad, sin aspavientos, con modestia, se refiere a los que creen que el dinero y las nuevas tecnologías pueden corromper a los jóvenes: "ellos piensan que somos pececitos que caemos con facilidad en el anzuelo" --dijo, y agregó--: "la historia, los valores, valen más que un iPod o cualquier otro objeto material".

 

 
Powered by Tags for Joomla