Text Size

Buscador

La Florida: Civiles urgidos de protección

El Nuevo Herald informó este sábado que miles de ancianos y enfermos mentales de la Florida han conocido la experiencia de transitar por el Infierno.

Por ejemplo, el jefe de una institución creada para atenderlos, Bruce Hall, durante más de 10  años  castigó a quienes cometieron cualquier  infracción de las reglas, suspendiéndoles la alimentación y sus   medicamentos.

“Las condiciones allí no son ni para un perro”, declaró el ciudadano que denunció los atropellos y de cuyas palabras se hizo eco una investigación del Miami Herald.

Un enfermo mental de 71 años de edad, fue dejado en una bañadera con agua muy caliente y más tarde falleció por las quemaduras sufridas.

El escándalo está conformado por un rosario de atrocidades que conmueven hoy a la sociedad floridana y asombran a otros muchos fuera de esta.

Otro caso dado a conocer por el Herald es un paciente de 75 años con Alzheimer, devorado por un cocodrilo  luego que salió por cuarta vez a deambular fuera del centro de atención y caer en un lago.

Aunque se conoció que personas encargadas de atender a pacientes los privaban de alimentos, agua y protección, después no fueron tomadas medidas.

Un cartero retirado con diabetes y deprimido, Norman Dube, en marzo último estuvo casi medio mes sin recibir sus antibióticos, y varios días  sin consumir alimentos ni agua, por lo que falleció. Pero inspecciones a su lugar de albergue fueron reducidas a solo una cada dos años.

El pretexto del gobierno de Estados Unidos para bombardear a Libia a través de la OTAN es proteger a su población civil de la represión de Gadafi. ¿Y quién protege a los ancianos y enfermos mentales norteamericanos del silencioso genocidio que el sábado reveló el periódico de Miami Herald?











 

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
corto | largo

busy