Text Size

Buscador

Miami: PREGUNTAS A “MAYITO” DIAZ-BALART

Un legislador estadounidense con techo de cristal, Mario Díaz-Balart, exigió aclaraciones al presidente Barack Obama debido a su actitud hacia Cuba.

En ese contexto le envió seis preguntas al mandatario reclamándole justifique si sus recientes cambios normativos no violan leyes de Estados Unidos.

Así lo reportó este viernes desde Miami un periodista del Nuevo Herald, Franco Ordoñez.

De esta manera, Díaz-Balart se unió al senador James Lankford, también ultraderechista, en la carta que entregó a la Casa Blanca donde llega a decir que Obama intenta socavar el embargo a Cuba.

“Usted ha dejado claro que se opone a la ley actual de Estados Unidos en lo que respecta a las sanciones contra el régimen de Castro”, escribieron Díaz-Balart y Lankford.

El viernes pasado el gobierno de Obama anunció modificaciones supuestamente destinadas a facilitar el comercio, los viajes y aliviar las restricciones financieras con Cuba.

Lo hizo a escasos días de que la Asamblea General de la ONU vuelva a examinar, como cada año desde 1992, el tema del bloqueo impuesto por Washington a La Habana.

En todas esas oportunidades, y con votación ascendente, la comunidad internacional ha condenado esa política y exigido finalizarla.
De ahí que el presidente estadounidense la calificara de fallida y exhortara al Congreso –único que puede hacerlo- a levantar el “embargo”.

Díaz-Balart y Lankford han pedido a Obama responder sus preguntas antes del 31 de octubre.

Como era de esperar, no indagaron sobre la verdadera causa histórica de lo sucedido.

Un ejemplo, cuando le dicen al mandatario, por favor, explique cómo su política de debilitar las sanciones se adhiere a la letra y el espíritu de esta ley (de bloqueo).

Pero al congresista Mario Díaz-Balart también se le podrían formular preguntas.

Solo a manera de ejemplo, ¿Es cierto que su familia en Cuba estuvo muy vinculada hasta 1958 con la tiranía de Fulgencio Batista y Zaldívar?

Y además otras como ¿Por qué su hermano Lincoln tuvo que renunciar en 2010 a formar parte de la Cámara de Representantes de Estados Unidos?

¿Acaso fue creído, entre otros pretextos, que lo hizo para dedicarse por entero a luchar contra la “dictadura castrista?

¿O que se alejó con el objetivo de darle espacio en el Capitolio a su hermano Mario?

Hubo que localizar la verdad de esa dimisión en una empresa llamada Mark Two Engineering, vinculada al complejo militar industrial, situada en la pequeña localidad de Midley, al oeste de Hialeah, Florida.

Lincoln desde su puesto en el Congreso logró un nuevo y jugoso contrato para la corporación antes referida (vinculado al avión de espionaje Predator).

Luego, como recompensa a su favor, reclamó a los jefes de la empresa que pusieran en nómina a su esposa Cristina Díaz Balart, con un sueldo de 200 000 dólares anuales.

Sin embargo, la jugarreta se filtró.

Miguel Otero, ayudante personal de su hermano Mario, reveló a medios de prensa que este escándalo le costó su puesto a Lincoln.

Aunque no fue lo único.

Mario Díaz-Balart resultó involucrado en febrero de 2009 en un escándalo por corrupción que protagonizó el magnate Robert Allen Stanford.

¿En qué consistió? Se descubrió que Mario, Ileana Ros-Lehtinen y otros habían recibido más de dos millones de dólares, supuestamente, para sus cruzadas electorales.

¿Procedencia de tan abultada e ilegal cifra? Entidades y agentes dependientes del multimillonario Allen Stanford, quienes más tarde compran votos e influencia.

Stanford, la empresa de inversiones y el banco que llevan su apellido, fueron sometidos a un proceso judicial por “fraude masivo en curso”.

En ese contexto aún se recordaba en Miami los 10 000 dólares que el ex líder republicano de la Cámara baja, Tom De Lay, le obsequió a Mario para el ilegal financiamiento de su campaña electoral.

De Lay se vio forzado a renunciar a su puesto debido a escándalos de corrupción que incluyeron sus privilegios a corporaciones farmacéuticas.

He ahí al Díaz-Balart que envió seis preguntas a Obama para que aclarara si con su política hacia Cuba no está violando las leyes de Estados Unidos.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
corto | largo

busy