Text Size

Buscador

cuba

alt

Si los más de 3 millones de cubanos que hoy tienen una línea en su celular pudieran acceder a Gramna, Cubadebate, CubaSi, Juventud Rebelde, entre otros, de forma gratis, no solo se estaría ampliando la capacidad de esos medios de llegar a más público, sino que la Red Cuba se estaría revalorizando.

Decenas de productos están disponibles en esa red con un limitado número de visitas. Desde las páginas amarillas hasta los medios de comunicación pudieran ver triplicadas sus visitas.

Se desgasta la Isla en nuevos sistemas de impresión que cuestan miles de dólares cuando se tiene la posibilidad de llegar a millones con un simple clic.

No hablo de los periodistas, de los médicos, de aquellos que de una u otra forma ya tienen una rutina en la red.

Me refiero a los miles que hoy están suscritos, por ejemplo, a los titulares de Cubadebate, a los boletines de decenas de sitios de Cuba, a los canales de RSS tan solicitados. Son decenas de miles de mensajes que llegan a los celulares con información sin que los usuarios puedan disfrutar de ella más allá del titular.

Sé que esto pasa por un problema burocrático-tecnológico, pero creo que, como dice Calviño, vale la pena.

A esta alternativa habría que sumarle la doble vía que se estaría abriendo para potenciar la retroalimentación de decisores. Es otra fortaleza sobre la que hablaré próximamente.

Yohandry Fontana

La Habana

Relacionado:

Por qué no regalar la navegación por el .cu

Red Cuba para todos

 

Carter en su encuentro con Fidel Castro

Hoy tuve el gusto de saludar a Jimmy Carter, quien fue Presidente de Estados Unidos entre 1977 y 1981 y el único, a mi juicio, con suficiente serenidad y valor para abordar el tema de las relaciones de su país con Cuba.

Leer más...  

Raúl Castro despide a Carter

El Presidente cubano Raúl Castro despidió este miércoles en el aeropuerto internacional José Martí al ex gobernante estadounidense Jimmy Carter, quien cumplió una visita de tres días a La Habana.

Leer más...  

Les dejo el intercambio de correos que ha generado el Chupi Chupi en las redes cubanas.

mija, te aconsejamos que si no te gusta te pongas un tapón en los oídos porque  hasta a los niños de un año le gusta Osmany García, sino como laura Pausini Apunta y dispara.

Moraleja date un tiro

Osmany García a Dayara

---------------------------------

Frente a esa culta y democrática respuesta de defensores de la línea "Chupi-chupi", he aquí lo que piensan otros integrantes del pueblo cubano:

Hola Ernesto

Desiderio me ha enviado un mensaje con diferentes interrogantes que usted le hace, tomando como pretexto una nota que circulamos hace unos días por la lista de Criterios y que estaba relacionada con la canción del chupi chupi. No soy un especialista musical pues mi campo de estudios ha estado centrado en el cine o el audiovisual. Soy profesor del ISA en su Facultad de Medios Audiovisuales, pero desde su creación he estado en los jurados del Premio Lucas, que, como sabe, se convierte en el evento más seguido por los espectadores cada año.

Justamente el video del chupi chupi fue seleccionado entre los mejores en diferentes categorías (producción, edición, fotografía, dirección de arte) y aspira al codiciado premio del público.

En lo personal puedo decirle que yo no voté por él, en ninguna de sus especialidades, pero somos varios los miembros del jurado y en las discusiones internas quedan nominados o premiados los que reciban el voto de la mayoría. No pretendo juzgar a mis colegas, por demás, gente seria y conocedora del lenguaje del clip o el audiovisual contemporáneo. Tomamos decisiones y como todo concurso, evento o festival pueden éstas, resultar polémicas o erradas, según el criterio de los espectadores.

Esta canción que tanta controversia ha generado, no es ni mejor, ni peor que otras muchas que escuchamos cada día en todas partes. No es más grosera, o vulgar que ellas, pues reproduce los mismos tópicos de violencia, sexismo, banalidad, bravuconería y doble sentido que otras. La cuestión está en su extraordinaria difusión mediática que potencia su recepción en millones de personas. Por supuesto, mientras mayor sea la promoción que se haga de una obra, mayor será el impacto que tendrá. Se convierte en un producto de moda y un patrón a seguir. Los medios masivos tienen una gran responsabilidad en esto, crean valores, legitiman “una verdad”, subliman ideas, figuras o conceptos, construyen ídolos o líderes de masas. La preocupación que tenemos muchos en la UNEAC y otros espacios donde se han discutido estos fenómenos sociales o sicológicos que tienen que ver con el gusto y la popularidad, es que se viene aceptando como VALOR, lo banal y superficial. De pronto debemos seguir y aceptar como auténtico, aquello que supuestamente procede del pueblo y de las zonas marginales. Una confusión y peligrosa tergiversación de sentidos que pretende confundir cultura popular con vulgaridad. Los defensores de este tipo de música, donde prima la chabacanería, el lenguaje, discriminatorio o violento, que promueve el abuso sexual hacia las mujeres o su representación como simples figuras de carne, al servicio del macho, guapo y adinerado, esgrimen que ese es el pueblo cubano, esa nuestra identidad verdadera, esa son los pulsos reales de la nación y por tanto las bandas y grupos que interpretan esta música solo son un espejo de la vida real.

Otros defienden estas canciones con el argumento de que utilizan el mismo doble sentido picaresco que ya conocemos desde hace más de cien años, en trovadores, decimistas y soneros, solo que ahora, los textos se adaptan a los nuevos tiempos. Pienso que hay una larga distancia entre la poética del Guayabero, Jorrín, el Benny, Ñico Saquito o Compay Segundo y las actuales letras de los reguetoneros y algunos salseros. El chupi chupi en particular tiene muy poco de doble intención, incluso apenas pueden sus letras, entenderse como parte de nuestro español.

La cuestión no radicaría en censurar, prohibir, multar o perseguir a los que gusten de este género musical. Les asiste un derecho elemental a existir, crear y disfrutar de lo que consideren placentero o necesario para ellos. Una exclusión deliberada no tendría sentido en un mundo donde hay , gracias a las nuevas tecnologías, múltiples formas de conjurar las prohibiciones y límites. Es sabido que mientras más sea desestimada o censurada una obra, mayor curiosidad despertará en los destinatarios. Se trata entonces de darle a los oyentes y aficionados a la música, opciones, puntos de vista, juicios críticos y también promover jerarquías culturales. No todo lo que se produce tiene un valor cultural, cualquiera no puede hacer un filme, una pintura, diseñar un edifico, o escribir un libro. Todo el mundo NO canta. Nuestros medios deben estar al tanto de lo que sucede en la nación o fuera de ella, no deben excluir, prohibir, ni olvidar. La vida es bien compleja y está llena de matices, seres y voluntades. Si nuestra Tv, cine, radio o prensa, pertenecen al Estado y hay una intención de que ellos se conviertan en medios donde nuestra cultura toda encuentre representación ( no creo que lo hayan logrado, lamentablemente) , debemos estar atentos en QUÉ ofrecemos, y a QUIENES promovemos. No debe haber espacio en ellos para que un tema y video tan vulgar, sea escuchado una y otra vez. Poco favor les estaremos haciendo a la cultura cubana, a nuestra identidad y al concepto de lo popular, si  aceptamos obras como ésta bajo el manto de lo auténtico y legítimo.

Si esa va a ser la medida de nuestro arte, entonces esteremos perdidos definitivamente. Si esa es la CUBA de hoy, habrá que reinventar otra y pronto.

Un saludo

Gustavo Arcos.

Leer más...  

La palabra yunta tiene varias acepciones en el idioma español. En los campos cubanos se denomina así a la pareja de bueyes (toros castrados), debidamente entrenados para cumplir tareas de tracción animal , bien de medios de transporte (carretas, carretones y rastras campesinas) o de cultivo (arados, trilladoras, transplantadotas y otros).

La doma y entrenamiento de bueyes requiere conocimientos, no cumplen igual función un buey izquierdo que uno derecho, ni se llevan bien todos los bueyes y ambos deben “halar parejo”. Pero hay bueyes que nunca servirán para trabajar, son brutos, desobedientes, caprichosos y entonces van al matadero para servir de alimento a los humanos.

A los bueyes, para facilitar su comprensión de las órdenes se les dan nombres propios. Viene ahora a mi mente un símil con el caso de Alan Gross.  Los que los Estados Unidos quieren que halen al espía hasta la liberación podrían llamarse Prepotencia y Tozudez.

El ciudadano estadounidense cumple sanción firme desde el 3 de diciembre del 2009, condenado por sentencia de 15 años de prisión al violar las leyes cubanas (referidas a la seguridad interna, similares a las de las mayorías de los Estados), por asesorar y entregar el equipamiento necesario a nacionales, para organizar redes informáticas     con el objetivo de hacer trabajo sedicioso en Internet contra la Revolución cubana, como parte de un programa estadounidense totalmente subversivo.

El tratamiento de este caso es radicalmente opuesto al abordado en mi trabajo anterior titulado Tarea escolar de Navidad para Carromero, Rajoy y la reacción europea.

Continuar lectura

Nota:

El artículo es de Pedro Hernández, analista de la revista Bohemia en Cuba.

 

A estas alturas, ya la CIA sabe que resbalé en mi motico eléctrica en 23 y G, en La Habana,  y me partí una pierna y dos costillas.  En Facebook, comenté mi abrupta caída con varios amigos, además de pasar algunos correos a colaboradores del blog para informarles que no estaría como era habitual.

Y todo por culpa de Facebook, que ahora le ha dado por vender nuestros datos, o traficarlos, es  lo mismo, con más de 74 países, a los cuales les ha pasado información de más de 38 mil usuarios.

Es Estados Unidos el que más información le ha solicitado a Facebook, y de esta filtradera de datos a las agencias de inteligencia no escapan Twitter y Google.

Se confirma lo que han dicho muchos especialistas en Cuba y todo el mundo: Facebook, Google, Twitter y otras redes sociales son parte del entramado espía  de la mayor potencia del mundo.

¿Nos iremos de estas redes? Claro que no. Yo,  por mi parte, seguiré hablando con mis amigos de mi recuperación, de futuros trabajos  del blog y de mil cosas más. Al final, Cuba no pide datos de usuarios en la Isla a Faceboook.

¡Estamos sueltos y sin vacunar en las redes sociales!

Yohandry Fontana

La Habana

 

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter se entrevistó el martes a puertas cerradas con el mandatario cubano Raúl Castro, quien lo recibió en el Palacio de la Revolución.

Leer más...  

El vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, señaló este miércoles que el Gobierno Nacional no ha caído en contradicciones a la hora de informar a los venezolanos sobre la salud del presidente Hugo Chávez y repudió el manejo que algunos medios privados han hecho de los datos ofrecidos sobre el tema por parte del Ejecutivo Nacional.

"Informamos algo que va evolucionando y en cada etapa de esa evolución vamos diciendo la verdad a nuestro pueblo", dijo Maduro en respuesta a las declaraciones que emiten políticos en torno a la mejoría del Primer Mandatario.

Refirió que detrás de esa campaña está el imperio norteamericano con sus laboratorios de guerra psicológica permanentemente dirigidos contra el país, "y lo peor de todo es que utilizan algo tan sensible para nosotros, venezolanos y venezolanas, como la salud del comandante Chávez y su evolución".

Sostuvo que hay personas que "tienen un alma miserable, podrida de odio, de amargura, de desprecio, de revanchismo, el antichavismo. En ellos está una enfermedad miserable de odio. Algunos de ellos son periodistas y no respetan lo mínimo y lo básico".

Maduro destacó que la oposición, en alianza con el imperialismo, quiere envenenar al resto de la población y si lo lograra "podría estar cerca de alcanzar algunos de los escenarios que busca, como es el que nuestro pueblo enloqueciera de rabia y fuera a una violencia generalizada".

 

Carter durante su visita a Cuba

“Estamos aquí para visitar al pueblo cubano y a los representantes del gobierno. (…) Es un gran placer para nosotros visitar al pueblo cubano. Queremos mejorar las relaciones entre nuestros países a partir de estos encuentros también”, señaló Jimmy Carter, ex presidente de los Estados Unidos.

Leer más...  

Doctora María Córdova (*) Otro aspecto a analizar en las canciones que ocupan nuestra atención es su alto nivel de vulgaridad. Relacionar sexo y vulgaridad es muy propio de quienes carecen de los más elementales valores éticos, culturales, artísticos y humanos (por definirlos de alguna forma). Por otra parte es imposible olvidar que la vulgaridad siempre implica falta de respeto a quien no la comparte, de manera que resulta inadmisible generalizar la vulgaridad por nuestros medios y eventos culturales debido a que, quienes no compartimos tales manifestaciones, no debemos estar obligados a aceptarlas. Se precisa también recordar a tales autores, que la vulgaridad NUNCA ha sido la esencia de la música cubana y los ejemplos sobran.

Continuar lectura en el periódico Granma

(*) Doctora en Ciencias sobre Arte. Prof. Titular del Dpto. de Musicología del Instituto Superior de Arte.

Relacionados:

Del Chupi-Chupi al Pudín

La cultura: antídoto frente al consumismo y la chabacanería

 
Powered by Tags for Joomla