Text Size

Buscador

¿Militares en el poder?

Ya terminó el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba y con él se abren esperanzas de mejores tiempos para el pueblo cubano. Los nuevos Lineamientos  aprobados proponen un mejor uso de nuestros recursos y una apertura al trabajo no estatal.

En mi opinión,  el Congreso sirvió para llamar a las cosas por su nombre y el presidente Raúl Castro se mostró muy crítico con los errores cometidos.

El engavetamiento de los acuerdos de anteriores congresos y las posiciones inmóviles de algunos cuadros dirigentes fueron los blancos de las palabras de Raúl.

¿Qué estamos esperando para expresar nuestros criterios?  Nuestro presidente nos dio una lección al pararse y decir que se le cae la cara de vergüenza por admitir que hay personas que no cumplen con su deber y que los acuerdos  van a parar a archivos de dirigentes.

Nosotros los cubanos debemos ser capaces de decir y señalar lo mal hecho para rectificarlo en el momento y no esperar por decisiones de arriba.

El burocratismo se combate con ideas frescas y mentes preparadas para hacer frente a las personas que no avanzan. Seamos abiertos al debate en cada centro de trabajo. Propongamos y hagamos cumplir ideas para mejorar nuestro entorno.

El congreso fue lo que se esperaba, un espacio para canalizar todas las opiniones recogidas de millones de cubanos en los últimos meses.

La presencia de Fidel fue un bálsamo para los cubanos. Los rostros de los presentes reflejaban  una emoción que la pantalla supo captar. Lágrimas de admiración corrieron por las caras de los hombres y mujeres presentes.

Leyendo las declaraciones de algunos disidentes pensaba en su analfabetismo político sobre Cuba.

Algunos hablan de los militares en los cargos recién escogidos. Señores, las Fuerzas Armadas Revolucionarias es heredera de las luchas revolucionarias de los mambises y del Ejército Rebelde.

Los militares cubanos han escrito tanta historia en nuestro país y es justa su inclusión en cargos de dirección del Estado.

En 50 años,  no se ha dado el caso de un soldado u oficial cubano que haya golpeado o disparado contra la población. El ejército en Cuba no es un arma contra el pueblo. Son los hijos jóvenes los que lo integran y nadie sería capaz de actos violentos como sucede en todo el mundo.

Le agradezco a mi madre por haber nacido en Cuba. He tenido la oportunidad de ver una revolución de justicia desde adentro y de verla evolucionar. Espero servirla cuando sea necesario.

 

Alberto Manuel León Pacheco

Estudiante de periodismo

Universidad de Camagüey

Nota:

Publicado originalmente en el blog SuperCuba, bajo el título Lo que viene después del Congreso

{jcomments on}

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
corto | largo

busy