Text Size

Buscador

Carta abierta a Elaine Díaz

Por Eduardo

Elaine:

Usted estuvo entre las personas que mis amigos Harold, Osmany y Roberto invitaron desde el primer momento al Blogazo por Cuba. Ellos, a quiénes he acompañado, desde el día en que sentados en el parque de la Juventud de nuestra Universidad de Matanzas, decidieron fundar La Joven Cuba; pensaban sinceramente que sus opiniones serían beneficiosas al desarrollo del encuentro.

Yo, después de haber leído alguno de sus trabajos en La Polémica Digital, me percaté que aunque el lenguaje de sus textos es académicamente digno de destacar, su mensaje adolece de substrato. Yo diría que además, que sus post pecan de mesianismo, y un tono jurisprudente donde la modestia casi no tiene un adarme de peso. Usted se erige en juez, sin que nadie le haya otorgado ese derecho, y en tal virtud, sus textos no tienen otro valor que el ser valoraciones muy personales de algunos aspectos de la vida cubana donde piensa tener la verdad absoluta en la mano, sin pasar de ser como todos nosotros simples aprendices.

 

Cuando leí en Twitter por su propia redacción, que no estaría presente por razones de trabajo, yo que soy un profesor con 26 años de labor ininterrumpida en la Educación Superior, y que de la vida universitaria he adquirido alguna experiencia, me pregunté: ¿Qué tarea tan importante pudiera ser esa, que una bloguera joven y activa, no pudiera postponer para participar en un evento, donde la mayoría de las personas que van a participar serían jóvenes como ella, empezando por los organizadores?

La lectura de su post, que ya circula por la blogosfera contrarrevolucionaria, un honor que yo para nada desearía para mis escritos, me aclara que usted no participó porque sencillamente no se siente identificada, con los que desde el BlogazoxCuba decidieron defender las ideas de un futuro socialista para Cuba. ¿A qué le teme? ¿A que un día la Revolución caiga y la acusen de defensora del comunismo? ¿Usted es de las que cree que jugando a la socialdemocracia se llega a una tercera vía? Elaine, la verdad histórica es que los coqueteos con la socialdemocracia, la tercera vía o como queráis llamarle solo conducen a la rendición ideológica del ideal revolucionario, si es que alguna vez usted ha sido una joven con militancia revolucionaria.

Cuando yo era un joven profesor universitario, como usted lo es ahora, surgió la Perestroika en la URSS, y muchos comenzaron a hablar dentro de las filas de la UJC, a la cual pertenecía y a mucha honra, de la glaznot, de la democracia representativa, de la socialdemocracia, etc (lo primero que hicieron los partidos de Europa del Este fue cambiar sus nombres de Comunistas a Socialistas, para después desaparecer). El final de todos antiguos militantes conocidos como los “perestroikos”, fue engrosar las filas de la contrarrevolución. Hoy el 90% de los que conocí, viven en Miami y son abiertos partidarios del bloqueo a Cuba.

En la URSS, con el pretexto de la glaznot (transparencia), los comunistas dieron espacio en sus medios de prensa a la reacción, y al final terminaron perdiéndolos. Fueron despedidos de los mismos, los defensores del socialismo, al punto de que cuando cayó la URSS, ya nada en Izvestia, o Pravda tenía nada que ver con la defensa de los ideales comunistas. Su discurso Elaine, a mí que me encanta el contacto con mis estudiantes, y que disfruto enormemente de que los jóvenes como “los tres mosqueteros de La Joven Cuba” me consideren su amigo y compañero de trinchera, me suena al lenguaje de la derecha más retrógrada en cualquier parte del mundo, aunque en la forma desee disfrazarse de renovador y democrático. ¿Acaso ya está sufriendo usted, la metamorfosis que sufrió Éliecer Ávila, y que lo llevó de ser el dirigente de la “Operación Verdad” de la UCI a caer en el franco campo de la contrarrevolución?

Usted plantea que nuestra declaración pudiera ser la que saldría de una reunión de la FEU, y agrega después despectivamente de “de la UJC en un politécnico de informática”. Aparte del intento de descalificación de esas dos organizaciones nuestras, donde a mí me duele en mi condición de eterno universitario particularmente la FEU, porque es la de Mella, José Antonio, Fructuoso, y tantos otros héroes; este es en mi opinión, un párrafo bastante petulante y autosuficiente, al referirse un texto redactado de manera bastante democrática y mucho más colectiva, que se estuvo discutiendo casi hasta la hora de clausurar el evento, y donde hicieron sus aportes, personalidades indiscutibles de nuestra cultura como los son Enrique Ubieta y Vicente Feliú. Calificar de cobarde a un Vicente Feliú, que resistió las torturas físicas de los esbirros de la Operación Cóndor, sin traicionar a Cuba y a la Revolución, algo que quizás desconozca por su edad, pero que yo recuerdo con total nitidez, es un acto de poca altura.

Le pregunto además, ¿Quién se cree que es? ¿Dios? ¿Quién le dio a usted la potestad para juzgar el valor personal de las personas? ¿Cree usted que la valentía está en adoptar posiciones de francotirador? ¿Usted es poseedora de la verdad absoluta sobre la realidad cubana? Claro que no. Evidentemente desconoce que la verdadera prueba de valor en esta época es el heroísmo del pueblo al que pertenecemos, cuando no se rinde ante los que desde afuera y desde dentro tratan de destruir la Revolución. Eso sí es valor, lo demás es palabrería barata, aunque tenga la técnica académica.

Se lo asegura Elaine alguien nacido en un solar del matancero barrio de Simpson, cuyo padre no podía bailar en la sociedad El Liceo porque era mulato, y tenía que hacerlo en La Unión Matancera, que era el sitio donde bailaban los negros y los mulatos. Ese mismo padre que con un título de técnico en el bolsillo, tenía que cargar sacos de azúcar de 100 libras en el puerto de Matanzas, y limpiar fosas como obrero de obras públicas porque no tuvo el trabajo que su calificación le permitía hasta que triunfó la Revolución. Mi origen de clase me hace desconfiado por naturaleza ante aquellos que hablan de construcción del socialismo, o de renovación del modelo económico cubano, y escriben precisamente lo que desean oír los que defienden a los alabarderos de la reacción.

El primer párrafo de su texto que expresa que califica la declaración del Blogazo por Cuba, de discurso “chato, vacío, carente de sentido y poco creíble en el mejor de los casos”, o ese otro donde describe al evento y por ende a todos los que participamos, como una expresión de “cobardía o nihilismo” es la muestra de cómo un uso correcto del lenguaje, porque yo sería incapaz de negarle su indiscutible talento como escritora, puede expresar total desprecio por otra opinión que no sea la suya propia.
Si su talento es tan grande ¿Por qué no vino a Matanzas? ¿Por qué no dio su opinión delante de todos nosotros? Yo le aseguro que en el Salón XX Aniversario se dijeron cosas bien duras, y como dice un amigo mío, a la cara, y directo al pulmón. Y todo lo que se dijo se transmitió para todos los puntos cardinales como dice La Polilla Cubana. Nadie fue silenciado, nadie fue descalificado.

La mayoría de los delegados no fueron para nada complacientes, y para todo el mundo, en Justin TV salieron nuestras caras y nuestras opiniones, que no repetiré aquí para no alargar el contenido de mi post. Yo sé por qué usted no vino a Matanzas; sencillamente porque desde que apareció en “Las Razones de Cuba”, como la contrapartida de Yoani Sánchez, pesado debió ser el fardo que cayó sobre sus hombros. Sencillamente está tratando de desligarse del “oficialismo”, porque tiene sencillamente miedo como dice Silvio de “asumir al enemigo”. Eso sí es cobardía, jugar a bloguear nadando en las aguas embravecidas de un río, que en Cuba aunque usted no lo quiera reconocer, solo tiene “dos orillas”; los que defendemos el proyecto político social que nos independizó como quería Martí, de España, pero también de los Estados Unidos, y los que desean que Cuba sea la neocolonia que dejó de ser el Primero de Enero de 1959. Dice un viejo adagio castellano que “no se puede quedar bien con Dios y con el Diablo”.

Si hubiera estado en Matanzas hubiera oído como los participantes acordaron transmitir a todo el mundo que tuviera que ver con esa cuestión, porque nunca se le olvide que los blogueros revolucionarios, aunque nos llamen oficialistas, no tenemos que ver en ninguno de los casos que conozco con alguna instancia de gobierno, que se revisaran las cláusulas, de algunas legislaciones del Ministerio de la Informática y la Comunicaciones, y otras de tipo Ministerial, Empresarial e Institucionales, que limitan el acceso desde las entidades del estado, que es desde donde la mayoría de los blogueros cubanos accedemos a Internet.

La sesión del sábado relacionada con el papel que deben jugar las universidades en la blogosfera fue casi enteramente sobre esos temas. Se habló además del controvertido cable de fibra óptica, y de acabar de establecer la Red Cuba con acceso total de la población cubana a través del pago en pesos cubanos no convertibles. Los blogueros del ISA, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana, de Santiago de Cuba, los compañeros del CENESEX, así como el Centro Martin Luther King se destacaron como lo que son, jóvenes valientes decididos a cambiar su realidad. En conclusión parcial; sin miedo, los blogueros revolucionarios cubanos defendieron el derecho de esos mismos estudiantes de la CUJAE a quienes se les suspendió el servicio, según usted, por acceder solamente a la Web 2.0.

Se queja de que no se invitaron a blogueros que según usted debían participar, para que en su calidad de censora lo considerara un evento válido. Yo nunca le hubiera escrito esta respuesta, pero como su post es una injusticia total con los muchachos de La Joven Cuba, quienes fueron verdaderamente los de la idea, y los que tuvieron que pasarse más de dos meses preparando el evento, sufriendo con cada ración de comida que les faltaba, con cada butaca que lavaron, con cada brochazo de pintura que ellos mismos le dieron al local del evento, con cada habitación que la Universidad podía prestarles de la beca para alojar a los participantes (solo se pudo alojar a 60 personas, lo cual limitó la cifra de participantes), con las computadoras que se les podría prestar de los laboratorios de estudiantes sin que se afectaran las clases (dos computadoras de cada laboratorio), con las gestiones que hicieron con el grupo de redes para que pusieran más cables de red que los dos iniciales que habían en el Salón, no me quedó más remedio que escribir este post que me ha quedado un poco largo para mi gusto, pero debía expresar mi desacuerdo con su prepotente y desagradecida acción para con aquellos que le dieron la oportunidad de pronunciarse en un encuentro, que será sin dudas inolvidable para todos los que participamos, aunque usted con esa visión futurista que parece ser que posee, no le augure otra cosa que la intrascendencia. Yo sinceramente dudo, que usted lo hubiese podido hacer mejor que ellos. Siempre es más fácil criticar que hacer.

Porque los conozco bien, le puedo asegurar que ni Harold, ni Osmany o Robe, prepararon con tanto amor el evento con el objetivo de trascender en la historia, aunque ellos mismos sin que lo sepan están haciéndola, con ese blog fuera de serie, La Joven Cuba, donde han publicado hasta post de los contrarrevolucionarios, cosa inédita en la blogosfera cubana. Siempre han dado la cara a los debates sin ceder en un ápice en sus principios, y ya han entrado en la historia de Cuba, sin que esto sea una redundancia, aunque a usted le duela. Por eso La Joven Cuba está entre los diez blogs más rankeados de Cuba a nivel mundial, siempre mostrando sus estadísticas desde el principio a la vista de amigos y enemigos.

Aquí los desobedientes somos los que participamos en el evento, porque nos revelamos contra el orden mundial que quieren imponer a base de intervenciones humanitarias. No estoy tan seguro que usted lo sea tanto, pues teme que algunos de sus correligionarios, que parece ser que son los de la pretendida tercera vía, o quizás los de la vía que pasa frente a la SINA la mezclen con nosotros; por eso no vino.

Sin otro particular

Eduardo

PD: No se tome la molestia de hacer un despiece lingüístico de mi post tal y como lo hace con nuestra declaración con el solo objetivo de descalificarla. Yo solo soy un profesor de ingeniería, que escribo para expresar mi rebeldía por la injusticia que constituye la guerra de todo tipo que se le hace a mí país. No puedo perder el tiempo puliendo la forma, por eso me preocupo más por el contenido.

Tomado del Blog de Edu, donde él encabeza los debates en su espacio.

Relacionados:

Blogueros indignados y blogueros indignos

Comentarios (4)add comment

Yovany said:

...
Evidentemente lo de escribir cartas no es su fuerte Eduardo, y analizar criticamente...pues tampoco
septiembre 10, 2012

Dany said:

...
Eso es bueno, así se destiñen los que están pintados dándoselas de un bando siendo del otro
mayo 02, 2012

Cabrera, Santiago de Cuba said:

...
Tremeneda cadela esta...Muy bien por el profe.
mayo 02, 2012

José said:

...
Excelente, yo solamente he leido, a raíz del video que salió en las Razones de Cuba, un Post de Elaine, me resultó tan chato y más de lo mismo de los enemigos de siempre, simplemente me decepcionó y quedó entre los intrascendentes.

saludos,
mayo 02, 2012

Escribir comentario
corto | largo

busy